PlayGround Magazine  ha escrito sobre “Titanic” y es que 20 años después, la conocida película sigue siendo un tema recurrente. De hecho, desde hace unos días hasta su director, James Cameron ha decidido convertir el filme en un tema de candente actualidad dada la publicación de un documental de NatGeo que celebra la efeméride de la epopeya romántica.

Pero lo que todo el mundo quiere saber es si el director cambiaría algo de su película. ¿Podría salvarse Jack? Pues bien, lo cierto es que el director no cambiaría el final de “Titanic” por nada del mundo. “Eres Jack, el agua está a 2ºC, tu cerebro está empezando a sufrir la hipotermia. Y Mythbusters quieren que se quite su chaleco, que se lo quite a ella, se sumerja bajo la tabla, fije ambos chalecos de tal manera que no se suelten, y eso, en esas condiciones, va a llevarte entre 5 y 10 minutos, así que cuando llegue el momento de subir ya estarías muerto”, explica el director . “No funcionaría”.

Además, añade: “De haber sobrevivido, el final de la película hubiera sido un sinsentido… es una película sobre la muerte y la separación. Tenía que morir”.

Sin embargo, Cameron sí que tiene un par de peros que añadir a su película: “Conocer a familiares de personas conectadas con aquel evento me hizo apreciar algo de lo que creo que no fui enteramente consciente cuando estaba haciendo la película”, cuenta el director. “Sí, sabía que era historia, pero no fui tan sensible con las familias”.

Esto tiene mucho que ver con William McMaster Murdoch- el oficial al mando en el puente del Titanic la noche de la colisión-. En el filme se puede ver al citado personaje disparando contra un pasajero antes de dispararse a sí mismo pero lo cierto es que no  existen evidencias de que el oficial se suicidara, sino que muchos afirman que murió en el agua.

El segundo pero tiene que ver con el diseño de escenarios, concretamente con la sala de comunicaciones del barco.

Solo existen fotografías de esa sala tomadas desde un ángulo, así que los diseñadores de producción tuvieron que ser creativos y pensar en la mejor manera de recrear la otra mitad de aquel cuarto. Cuenta Cameron que diseñaron la segunda pared tomando como referencia el cuarto de radio del RMS Olympic, pero años después descubrieron que, en realidad, aquella sala era muy distinta en el Titanic. Si hoy se volviera a rodar la película, esa sala sería diferente a la que vimos. Una pequeña mácula en una película que cuidó los decorados hasta el extremo.

Está claro. Si se volviera a rodar “Titanic”volveríamos a llorar igual con la muerte de Jack y muy probablemente no  entenderíamos la actitud de Rose. Sin embargo, veríamos escenarios totalmente distintos a los que se rodaron y algunos personajes tendrían un final diferente.

¿Qué opináis?

Fuente: PlayGround